Una manera simple y conveniente de servir vitaminas y minerales a los niños a los que no les gustan los jarabes. Ahora usted puede fortificar la comida de sus hijos preparada en casa, con tan solo agregar Nutrigen Vitamixin en polvo. Usted ya no tiene que preocuparse por que sus hijos no vayan a obtener las vitaminas y minerales que necesitan si comen sus platos favoritos.

Rasgue el sobre por la parte superior. Agregue el contenido completo del sobre a cualquier alimento semisólido una vez este haya sido cocido y tenga la temperatura adecuada para servir. Mezcle el contenido de un sobre de Nutrigen Vitamixin con la cantidad que el niño pueda consumir en una sola comida. Mezcle bien la comida después de agregar el contenido del sobre. No administre más de un sobre diario. No comparta o divida la comida a la que se le ha agregado el polvo Nutrigen Vitamixin ya que el contenido de vitaminas y minerales en un sobre es la cantidad justa para un solo niño. La comida a la que se le ha agregado el polvo Nutrigen Vitamixin debe ser consumida durante los siguientes 30 minutos ya que los nutrientes y vitaminas en el polvo agregado pueden producir un oscurecimiento notable de los alimentos.

Ahora usted puede fortificar la comida favorita de sus hijos, preparada en casa, con tan solo agregar Vitamixin en polvo. Usted ya no tiene que preocuparse por que sus hijos no vayan a obtener las vitaminas y minerales que necesitan si comen sus platos favoritos.

Deficiencias de múltiples micronutrientes pueden afectar y causar problemas de salud, entre otros en el sistema òseo, sistema circulatorio, sistema nervioso, vista, piel y trànsilto inteslinal. Nutrigen Vitamixin en polvo le permite fortificar la comida favorita de sus hijos. Nutrigen Vitamixin le permite fortificar comidas caseras en estados semisólido, es una formulación de múltiples micronutrientes que le ayudara a servir a diario, comidas ricas en vitaminas y minerales.

Un sobre diario. Todas las vitaminas y minerales en un sobre de Nutrigen Vitamixin son la dosis diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud para niños entre 6 y 24 meses de edad.